jueves, 30 de enero de 2014

Amores y canciones que perduran

Después de un tiempo uno se da cuenta que existen muchas similitudes entre el amor y la música. Creedme, se parecen más de lo que a simple vista pensamos. Cuando mostramos el corazón receptivo podemos ser más vulnerables y tenemos el peligro más cercano de caer fulminado a una persona. Del mismo modo con la música. Se puede ir colando en nuestra vida y tener esa capacidad de emocionarnos sin remedio, de fundirnos el corazón, de la razón quedar perdida y de uno llegar a volverse loco. Hay amores y canciones que te hacen dar un giro de 180 grados. Te hacen ver la vida desde otro ángulo y animarte a sentir de verdad. Estaremos tan receptivos, tan sensibles, que nos pueden conquistar el alma.

Pero el peligro también está ahí. Puede haber sido un enamoramiento momentáneo, tan rápido que no puede ser verdadero. Los encantos han podido nublarte la vista y dejarte inmóvil a lo que pensabas que era lo mejor. El hechizó irá perdiendo fuerza. Y la música dejará de sonar. Y vendrán otras canciones nuevas que te sorprendan, con nuevas historias que contar y que por unos instantes te hagan olvidar de lo que antes una te gustó. Y vendrán amores nuevos que te atrapen, que te paralicen y que no te hagan tener ojos ni oídos para nada más. Y es entonces cuando sucumbes a los encantos de esta nueva sensación, aunque en el fondo de ti sepas que sigues enamorado de lo anterior. Incluso podemos sentirnos afortunados de que todo pase tan rápido y tan cerca en espacio y tiempo. Con el amor. Con la música. Artes que hacen que palabras y sentimientos se envuelvan en una contradicción. Porque una canción puede ser perfecta. Porque una persona también. Aunque te descoloquen los esquemas. Aunque te desactiven la mente. Te absorberán la atención y otra vez ese sentimiento se volverá a apoderar de ti. Inevitablemente te impulsará a dejarte llevar sin medida. Durante las primeras semanas morirías y matarías por ese amor, por esa canción. ¿Y por qué no también después de unos cuantos años? Hay cosas que perdurarán siempre.

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Muy fan de tu blog! me encanta la entrada :)

    ResponderEliminar
  3. la música es orgánica, yo también estoy convencido, las canciones crecen con nosotros, algunas se quedan para siempre, otras se olvidan fácil. no es solo un conjunto de notas en armonía, es mucho más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí.. Es tanto que es imposible explicarlo :)

      Eliminar
  4. Después de unos cuantos años, te limitas a disfrutar su audición, su presencia en el otro caso. Eres más sabio, has aprendido que no se muere ni se mata por nadie, digan lo que digan las canciones y los enamorados.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar

Habla, no te cortes!